Economía Digital | Digital Business Marketing School
|
Recordar contraseña Introduce tu E-Mail y te enviaremos a tu dirección de correo electrónico tu contraseña de acceso.
La inmediatez que nos vuelve gilipollas : Sr. Luca

Blog: Sr. Luca

A los 35 años, Friedrich Nietzsche apenas podía escribir. De frágil salud, le dolía horrores fijar la vista en el papel…

…Hasta que en 1882 recibió en su casa una Malling-Hansen, una precursora de las máquinas de escribir con forma de bola. A partir de ahí, su literatura había cambió.
El propio autor reconoció a un amigo que su estilo se había hecho más telegráfico, como si el hierro de las teclas se hubiera colado en la mente del escritor, más contundente y duro.

Máquina de escribir

En la actualidad…

Hoy en día esto nos sucede a todos nosotros. Según el estadounidense Nicholas Carr, el sinfín de estímulos que llegan al cerebro desde la red nos está haciendo unos superficiales. Además, Carr no se queda ahí: “Haciendo un repaso por la historia de la tecnología, desde la invención del reloj hasta el libro, pasando por la bola de escribir de Nietzsche, muestra que cada una de ellas ha dejado su huella en la mente.”

Su conclusión es clara: “Internet, la última gran tecnología, está debilitando algunas de las funciones cerebrales más elevadas, como el pensamiento profundo, la capacidad de abstracción o la memoria”. Estas afirmaciones las realiza de la mano de los más recientes experimentos en el campo de la neurología.

mini-www.gabit.org-memoria

Desde el punto de vista de Benjamin Storm (Universidad de California): “utilizamos internet como una especie de muleta, como un apoyo para la memoria, pero cada vez que lo hacemos dependemos más de esta tecnología”

Las profundidades del océano

Internet es información. Podemos acceder a ese ciberocéano de conocimiento en el acto y prácticamente desde cualquier punto del planeta, un fenómeno que ya está cambiando el modo en que resolvemos problemas y aprendemos; afectando de un modo muy profundo a nuestra capacidad de recordar.

En un ensayo publicado en la revista Memory, varios investigadores concluyeron que la tendencia a acceder a la Red para solventar dudas sobre asuntos que creemos conocer o recordar detalles sobre los mismos no solo puede afectar negativamente a nuestra capacidad para mantener recuerdos, sino que aumenta cada vez que lo hacemos.

“La información disponible aumenta y los dispositivos móviles nos permiten acceder a ella cada vez más fácilmente, así que nos volvemos más dependientes día a día”, indica Storm.

¿Quién es el culpable?

Por otro lado,  el consultor y especialista en nuevos medios Juan Varela asegura que “ninguna tecnología nos hace más estúpidos, pero los problemas abundan al utilizarlas ahora y antes. Las tecnologías digitales ponen a disposición de los ciudadanos un modelo más abierto, participativo, social y eficiente de gestión de la información, pero a menudo faltan criterios claros para aprovecharlo.

La clave no es la tecnología, sino tener la destreza y la voluntad adecuadas para aprovecharla. Sería entonces cuestión de una falta de entrenamiento.

www.gabit.org-memoria

David Casacuberta, profesor de filosofía de la ciencia en la Universidad Autónoma de Barcelona, alega que este tipo de argumentos “son tan viejos como el tebeo”. Este investigador del impacto social y cognitivo de la tecnología recupera un pasaje del Fedro de Platón para desmontar los miedos de Carr, donde el rey Thamus reprocha al dios Thot que haya concedido la escritura a los humanos. “Implantará el olvido en sus almas”, dice Thamus. Pero la escritura nos dio nuevas habilidades. “Es el eterno miedo a lo nuevo”, añade Casacuberta.

La Ciencia habla

El neurofisiólogo del Neurocom de la Universidad de A Coruña y experto en neurociencia computacional Xurxo Mariño reconoce que la tecnología y la cultura modelan el cerebro. El problema es saber cuánto, cómo y si tendrá continuidad. “Es poco probable que internet produzca una modificación evolutiva”.

Para que eso ocurriera, deberían darse dos factores conjuntamente:

1) Por un lado, un uso cultural que modifique el sistema nervioso. Es lo que podría estar ocurriendo con internet. “Lenguas diferentes, por ejemplo, crean mentes distintas”.

2) Y por otro, la intervención de la Genética. Descubrir la existencia de genes con una susceptibilidad previa que puedan aprovechar esta nueva tecnología y que se prolonguen en sucesivas generaciones.

Por si acaso, intenta recordar dentro de unos días este post.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Aceptar la política de privacidad



“Los comentarios y opiniones que exprese en este Blog serán de su exclusiva responsabilidad, no representando en ningún caso a El Instituto de Marketing Relacional, Directo & Interactivo (en adelante ICEMD). Antes de ser publicados, los comentarios deberán ser validados por el Titular del Blog, por lo que puede suceder que éste decida no publicarlos. En ningún caso serán publicados comentarios sexistas, racistas, que inciten a la violencia o que en general resulten ofensivos o intimidatorios. Sus comentarios deberán respetar las normas de propiedad intelectual e industrial de terceros, así como los derechos de imagen, honor e intimidad de acuerdo a la ley vigente. No está permitido que utilice este espacio para hacer publicidad a favor de terceros. ICEMD queda eximida de cualquier responsabilidad derivada de los perjuicios que pueda causar al contravenir estas normas”.

Los datos registrados pasarán a un fichero propiedad de ICEMD, adecuándose a la Ley Orgánica 15/99 de 13 de diciembre de Protección de Datos Personales.

ICEMD se compromete a tratar de forma confidencial los datos de carácter personal facilitados y a no comunicar o ceder dicha información a terceros.

Para ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición o cancelación de sus datos se deberá enviar una carta a junto con copia del DNI a Avda. Valdenigrales s/n Edificio Esic, Pozuelo de Alarcón 28223 Madrid, por las dos caras, o pasaporte, con la referencia "PROTECCIÓN DE DATOS"”. CERRAR
Autor
Top 5 de este blog
Etiquetas de este blog