Economía Digital | Digital Business Marketing School
|
Recordar contraseña Introduce tu E-Mail y te enviaremos a tu dirección de correo electrónico tu contraseña de acceso.
El Marketing de la mala memoria : Marketing en zapatillas

Blog: Marketing en zapatillas

El Marketing de la mala memoria

septiembre 13, 2017 11:20 am

Adoramos a los ídolos caídos, nos recuerdan nuestra propia imperfección. Aunque antes de adorarlos los pisoteamos, los machacamos, como si les hiciéramos pagar el porcentaje de éxito y de dinero que nos llevan de ventaja. Sucedió con Kate Moss cuando se pasó de la raya a toda portada.

Kate Moss

Escarnio, juicio mediático (el equivalente al de la plaza pública en pleno siglo XXI) y castigo ejemplar ante la adicción: sus marcas de cabecera decidieron abandonarla, distanciarse de estos hábitos. La modelo perdió contratos millonarios… ese año, porque al siguiente resurgía cual ave fénix, dispuesta a batir su propia marca en el ranking de maniquíes mejor pagadas. ¿Qué cambió de un año a otro?

Olvidamos también las acusaciones de abuso sexual que persiguieron a Michael Jackson, y que no consiguieron apearlo de su trono de Rey del Pop. Las adicciones de Elvis Presley habían desaparecido del último reportaje que dedicaron al de Memphis este agosto con motivo del aniversario de su fallecimiento. ¿Será que la muerte es ese estropajo que arranca cualquier tipo de suciedad?

Ficha policial Michael Jackson

El 20 aniversario de la muerte de Lady Di llenó metros cuadrados de publicaciones, horas de radio y televisión. Un poco de aire fresco -tan fresco como pueda serlo una noticia de hace dos décadas- en medio de la sequía informativa propia del mes de agosto, un poco de variedad entre tanta crispación con ecos catalanes.

Nos gustan las princesas, mucho más si están tristes y dejan escapar suspiros de su boca de fresa, a lo Rubén Darío. Nos gusta todavía más que se quiten el vestido de baile, que dejen de ir de la mano del príncipe de turno y que vivan su propia vida. Esas nos encantan, tanto que llegamos a dejar en manos del olvido las sombras de su pasado. Idolatramos a Lady Di como la pobre víctima que consiguió escapar de la tiranía del protocolo y la corte. En esa adoración olvidamos que pagó las infidelidades de su marido con las suyas propias, como confesó en la BBC, donde también aseguró que el Príncipe de Gales no estaba preparado para ser rey. La víctima se convertía en atacante, pero eso también lo olvidamos.

Objetos a la venta sobre Diana de Gales en Redbubble

Aún a riesgo de que me piten los oídos, tengo que decirlo: Lady Di es un producto del marketing, uno muy rentable. Se ha convertido en una marca comercial que hay que perpetuar, de ahí que año tras año se alimente la leyenda con nuevos detalles, testimonios que salen a la luz con décadas de retraso, fotografías inéditas… El negocio se retroalimenta y sigue vigente, en lo comercial además de en lo emocional. Su nuera Catalina abandona la maternidad con un vestido azul, y los periodistas nos recuerdan que la Princesa del Pueblo utilizó el mismo color después de dar a luz a su primer hijo. Y Catalina se va ligando a esos valores que todos asociamos con Lady Di. Los positivos, claro, que los otros se han quedado en el camino. ¡Bendita mala memoria!

Dori y Nemo

A la amnesia interesada le ha salido un potente enemigo: Twitter. En realidad son sus usuarios -somos- los que nos empeñamos en que el pasado no pase desapercibido. Que se lo pregunten a Pedro Sánchez, cuyo ascenso a la Secretaría General del Partido fue acompañado de la resurrección de antiguos tuits.

Tuit Pedro Sánchez

Tuit Consejo de Pedro Sánchez

Lo dicho, a casita antes de que llegue el frío.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Aceptar la política de privacidad



“Los comentarios y opiniones que exprese en este Blog serán de su exclusiva responsabilidad, no representando en ningún caso a El Instituto de Marketing Relacional, Directo & Interactivo (en adelante ICEMD). Antes de ser publicados, los comentarios deberán ser validados por el Titular del Blog, por lo que puede suceder que éste decida no publicarlos. En ningún caso serán publicados comentarios sexistas, racistas, que inciten a la violencia o que en general resulten ofensivos o intimidatorios. Sus comentarios deberán respetar las normas de propiedad intelectual e industrial de terceros, así como los derechos de imagen, honor e intimidad de acuerdo a la ley vigente. No está permitido que utilice este espacio para hacer publicidad a favor de terceros. ICEMD queda eximida de cualquier responsabilidad derivada de los perjuicios que pueda causar al contravenir estas normas”.

Los datos registrados pasarán a un fichero propiedad de ICEMD, adecuándose a la Ley Orgánica 15/99 de 13 de diciembre de Protección de Datos Personales.

ICEMD se compromete a tratar de forma confidencial los datos de carácter personal facilitados y a no comunicar o ceder dicha información a terceros.

Para ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición o cancelación de sus datos se deberá enviar una carta a junto con copia del DNI a Avda. Valdenigrales s/n Edificio Esic, Pozuelo de Alarcón 28223 Madrid, por las dos caras, o pasaporte, con la referencia "PROTECCIÓN DE DATOS"”. CERRAR
Autor
Top 5 de este blog
Etiquetas de este blog
#testimoniales, 4ps, 5W, Adidas, algoritmo, Alibaba, Amazon, amazon prime wardrobe, antonio navalón, Apple, Argentina, Aristóteles, atención al cliente, atributos de marca, Barrio Sésamo, Big Data, Birmania, blog, Boston Marathon, branding, Calahorra, centros comerciales, cliente, cliente-céntricos, clientes, co-creación, community manager, competencia, compra online, comunicación, confianza, contraetiqueta, creatividad, crisis de reputación, Cristiano Ratazzo, crm, Cross selling, customer journey, customización, cuñadismo, Dave Carroll, Decathlon, diferenciación, digital, disculpas, Diversificación, DIY, e-commerce, economía conductual, El becario, El Corte Inglés, El libro de Petete, embudo de conversión, emociones, encuesta, Engagement, esfuerzo, ESIC, estereotipos, etiqueta, experiencia, experiencia de cliente, experiencia presencial, facebook, fan, feedback, feria del libro, FIAT, Fortune, General Motors, geolocalización, Gestión de la experiencia de cliente, google, Hoko, hospital, ICEMD, iinbound marketing, impacto, influencers, Innovación, inversores, isasaweis, IZO, Juan Carlos I, Juan Quaglia, kate moss, keyword, lady di, La estrategia del océano azul, lector, logotipo, machismo, Magnet, mailing, marca, marketer, marketing, Marketing de la Experiencia, marketing mix, marketing sensorial, Martin Lindstrom, Mary Barra, maurien martínez, meigas, merchandising, michael jackson, minority report, misión, Monastrellissimo, Myanmar, Net Promoter Score, NPS, online, overbooking, palabras clave, paquete, paula echevarría, Pepe Chuletón, perdón, periodismo, personalización, pictograma, Portugal, producto, promociones, propuesta de valor, Publicidad, publicidad exterior, Real Madrid, recomendaciones, recomendación, RedBubble, redes sociales, reputación, reputación empresarial, reseña, ROI, románico, satisfacción, segmentación, SEM, SEO, Small Data, Street Marketing, sumiller, teoría del huevo, territorio de marca, Thai Lion Air, tripadvisor, trump, turismo, twitter, United Airlines, Up selling, usuario, valor añadido, valores, ventas, Vestige Cafe, videoblog, vino, viral, wikipedia, Wonder Woman, WOW, Zara